Una de las características de todos nuestros productos es la garantía de frescura gracias, fundamentalmente, a la cercanía de los campos a nuestros centros productivos. En el video podemos ver la recogida manual de radicchio, una labor que realizamos durante todo el año en las diferentes zonas de producción.

La recolección de los vegetales se realiza a las horas más frescas del día o de la noche para que el producto se encuentre en el estado óptimo. Además, planificamos las cosechas para que no transcurran más de dos horas desde la recolección hasta su llegada a las cámaras. En este caso, el campo de radicchio se encuentra solo a 7 kilómetros de nuestra planta de producción de Tudela (Navarra).

La recolección de radicchio se realiza de forma manual y ordenada para que el producto mantenga todo el sabor y propiedades. La recolección es el broche final de la primera parte del proceso de producción. Un momento clave para conseguir productos tiernos, saludables y apetecibles.